Tag Archive | literatura

Un país de palabras

Debo agradecerlle ao meu avó que desde neno me ensinase que os contos, coma a vida, non son máis que detalles e que o tempo simplemente non existe.

Carlos Casares. Fragmento de “Un país de palabras” (1998).

La fiel

 

Ilustración Luis Gabriel Pacheco

El prometido de Jeanie se había vuelto marinero y ahora ella estaba sola, completamente sola. Escribió una carta, la selló con su dedito y la lanzó al río entre las largas hierbas rojas. De este modo llegaría hasta el Océano. Jeanie no sabía escribir muy bien, pero su prometido la entendería porque era una carta de amor.

Marcel Schwob

XVII

 

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.”

El principito (Antoine de Saint-Exupéry)

 

XXVI

… Si amas a una flor que se encuentra en una estrella, es agradable mirar al cielo por la noche. Todas las estrellas están florecidas.

-Seguramente.

-Es como con el agua. La que me has dado a beber era como música, por la roldana y por la cuerda… ¿Te acuerdas?… Era dulce.

-Seguramente.

-Por la noche mirarás las estrellas. No te puedo mostrar dónde se encuentra la mía, porque mi casa es muy pequeña. Será mejor así. Mi estrella será para tí una de las estrellas. Entonces te agradará mirar todas las estrellas… todas serán tus amigas. Y luego volvió a hacer un regalo…

Volvió a reír.

-¡Ah!, hombrecito… hombrecito… ¡Me gusta oír tu risa!

-Precisamente, será mi regalo… Será como con el agua…

-¿Qué quieres decir?

-Las gentes tiene estrellas que no son las mismas. Para unos, los que viajan, las estrellas son guías. Para otros, no son más que lucecitas. Para otros, que son sabios, son problemas. Para mi hombre de negocios, eran oro. Pero todas esas estrellas no hablan. Tú tendrás estrellas como nadie las ha tenido.

-¿Qué quieres decir?

-Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para tí como si rieran todas las estrellas. ¡Tú tendrás estrellas que saben reir!

Y volvió a reír.

-Y cuando te hayas consolado (siempre se encuentra consuelo) estarás contento de haberme conocido. Serás siempre mi amigo. Tendrás deseos de reir conmigo. Y abrirás a veces tu ventana, así… por placer… Y tus amigos se asombrarán al verte reír mirando al cielo. Entonces les dirás: <<Sí, las estrellas me hacen reír>>, y ellos te creerán loco. Te habré hecho una muy mala jugada…

Y volvió a reír:

-Será como si te hubiera dado en vez de estrellas… un montón de cascabelitos que saben reír…

El principito (Antoine de Saint-Exupéry)

 

 

Sombreros, boas y elefantes

Enseñé mi obra de arte a las personas mayores y les pregunté si mi dibujo les daba miedo.
-¿Por qué habría de asustar un sombrero? – me respondieron.Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digiere un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas mayores pudieran comprender. Siempre estas personas tienen necesidad de explicaciones. Mi dibujo número 2 era así:

Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boas, ya fueran abiertas o cerradas, y poner más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. De esta manera a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor. Había quedado desilusionado por el fracaso de mis dibujos número 1 y número 2. Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.

El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)