Instrucciones para llorar

llvpntvdr

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

Julio Cortázar

Pues eso, tres minutos.

(a todas las Maruxas, de aquí y de allí).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

2 responses to “Instrucciones para llorar”

  1. Xota Xota says :

    Recojo esos tres minutos para llorarlos a lágrima suelta. Pero no más de tres, porque sé que hay una estrella que vela por ti; y desde hace tiempo siento que también lo hace por mi. Y en su deseo, que sueña tu sonrisa, me quedo a vivir.

    Ayer me emocionaron esas palabras; sinceras, de alegría, de cariño. Hacia una a, que es la mía, que es también tuya. No hay canciones para el tiempo o la distancia. Sólo las hay para este camino, que al unirme a ti, redime todos los pecados.

    Cada noche sobrevuela mi alma una estrella fugaz, que me levanta los párpados y abre las ventanas.

    Te amo, neniña.

    XS.-

    • Pau says :


      Será que fue mi infancia, mi juventud y mi madurez. Que me cocinó las mejores croquetas, que me regañó menos de la cuenta, que sonrió mis excentricidades y que me deseó la suerte más verde.
      Será que la siento cada día a mi lado, protegiendo mis huellas, guiando mis desaciertos a la hoguera. Haciéndome más yo.

      Un melodía que me descompone por dentro. Un ratito para el desaliento.
      Un tú, un yo, un ellas.

      A nuestras abuelas.
      ÁS*
      (gracias)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: