El atrapasueños

 

MP

El viaje no termina jamás. Sólo los viajeros terminan. Y también ellos pueden subsistir en memoria, en recuerdo, en narración… El objetivo de un viaje es sólo el inicio de otro viaje.

José Saramago

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

24 responses to “El atrapasueños”

  1. Juan José Iglesias says :

    Viajemos en el Amarelo, sin rumbo ni destino, porque lo único que importa es el viaje. Atrapemos los sueños en A.V.A, y no los dejemos escapar jamás, porque mi sonrisa ha quedado atrapada, en la más pura libertad, en el dulce titilar de la luciérnaga azul.

    Y en un viaje tras otro, hagamos del camino, literatura. Del paisaje, la tienda de los sueños.

    Allí, en la ciudad donde termina el camino, se liberan todos los sueños.

    “… porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes AMARILLOS explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz AZUL y todo el mundo suelta un “¡Ahhh!”…” (Jack Kerouac).

    Besos atrapados. (Y trapalleiros😉 )

    • Pau says :


      Los viajeros terminan, y no fui menos. Planté mi maleta para siempre, o eso suponía al posarla en el suelo de los anti sueños. No creía, ya no. Creí. Volvería a creer, en alguna parte de mi abismo. De eso estoy segura.

      La mala memoria se volvió olvido y abrió camino a la construcción de nuevos destinos de tintes amarillos, increíblemente mágicos y reales. Viajes a los que ya no podría decir que no, porque desde el asiento del Amarelo la ciudad es campo de oro. ¿Quién se resiste a algo así?

      Somos dous toliños no mundo, incomprendidos por moitos pero co sorriso máis amplio, cheo de estrelas. Non penso cambiar de maleta porque nela está canto preciso, una mirada apaixoante e un corazón fermosísimo e xigante co que carcaxear toda a vida.

      Pienso en el próximo destino y en lo que me espera mientras te digo muerta de risa: cosquillas no😀



      Besos en la misma dirección, y con aires de venganza también😉🙂

      • Juan José Iglesias says :

        Viajé casi todo el camino por los pasillos de la esperanza. Siempre de su mano, a pesar de haber perdido por completo la fe.

        Creí. Escapé de ella con la mirada pintada de azul. De un azul insondable, hermoso, dulce, real, intenso, deliciosamente rebelde y terriblemente bueno. Cambié la esperanza por realidad, los pasos sin rumbo, por camino, la ausencia por EtErnidad, el vacío por deseo.

        Es imposible resistirse este viaje de fantasía. El amarelo se regala la más brillante sonrisa, al verte llegar… Porque en ese momento abandona la carretera, para navegar por mares dorados.

        Na miña maleta só caben as estrelas que fas brillar, a loucura que comparten os nosos corazóns e o mapa que conduce ao próximo pasiño.

        SEmprE viaxarei con ela, porque garda o corazón máis belo da terra e os ollos que me mostran a beleza e a verdade.

        O vento é risa e a paisaxe é arte. Camiño ao teu lado. Son o teu equipo.

        Pienso cada instante en el próximo destino y con una sonrisa fulgurante te digo: Cosquillas sí!!!😀

        Besos en una única dirección, que aceptan el más tierno, cariñoso y delicioso reto, que jamás podrían soñar.😉

        (Viajo contigo en el Compartimento C, del coche 193, soy el libro azul. Os teus ollos definen a beleza)

        • Pau says :


          Una maleta que no esconde candado, que nunca se cierra porque ahora somos libres viajando. Libres, felices y adorados. Continuamos en la misma dirección, uno al lado del otro como los mejores compañeros de viaje, formamos un buen E!!🙂

          Nos quedan 4mil millones de caminos que seguir, y los tomaremos todos haga lluvia, viento o sol. Llevamos lo esencial en las maletas, más que suficiente para salir airosos de los senderos de gloria.

          A través de la ventanilla del Compartimento C, del coche 193 divisamos un río, un puente y un bosque mágico y los sentidos se alteran cual primavera. Próxima estación, esperanza.
          El libro azul siempre viaja conmigo, la vida me lo regaló y lo guardo como mi mejor tesoro, como oro en paño.

          Nos esperamos.
          AB.😉

        • Xota Xota says :

          Cada día que paso viajando a tu lado, me esboza la mejor de las sonrisas en el corazón. No es que merezca la pena, es que simplemente soy feliz. Eras tú, eres tú y nos buscamos durante toda la vida, para al fin encontrarnos. Ese fue el fin de nuestro viaje infinito, el comienzo de la vida.

          A tu lado, sEmprE. (Arriba, al cielo)

          Tuyo sEmprE.

          Yo al amor, lo llamo Pau.-

        • Pau says :


          Algunos vemos la razón que hace a este mundo girar.
          Aparece sin querer (damos fe😉 ). Pero aun siendo “sin”, querer es poder. Y cuando llega sin avisar ya no se puede (ni se quiere) escapar, su fuerza es a la par que sobrehumana, natural.

          Qué recuerdiños del paisano…
          Pronto asaltaremos sus estaciones, con aires ya de primavera.

          En tu orilla, sEmprE.
          Yo lo llamo XX.

  2. larrouy says :

    “Siempre acabamos llegando a donde nos esperan.”
    José Saramago. Un gran personaje que por desgracia nos dejó. La semana que viene, precisamente, hará dos años

  3. Esprami says :

    “Sólo los viajeros terminan”… Definitivamente continuaremos con el viaje.

  4. raúl says :

    ah! me dan ganas de cantar Itaca, a lo lluís llach!!🙂

  5. Mukali says :

    Viajemos pues, la vida es un viaje…..
    un viaje de mil millas que comienza con el primer paso…
    😉

  6. jotaemebede says :

    Viajar, de una manera u otra, tan importante (al menos) como respirar…
    Jota.

  7. austrohungaro says :

    De emociones paralelas a las que despliega Saramago he vivido mucho tiempo, pero te confieso que siento que los pasos de mi viaje cada vez son más lentos y que ya siento la necesidad de quedarme en algún cruce de caminos (preferiblemente como los de Bécquer) y sentarme a esperar lo inevitable.
    Sé que el camino seguirá allí y que veré pasar a mil peregrinos con una alforja de equipaje muy similar a la que yo cargaba liviana en mi juventud y que, sin embargo comencé a llenar de piedras sabiendo que no eran necesarias e incluso que entorpecían mis pasos.
    Pero ya me siento cansado; el alma se me apaga cada vez más a menudo y siento que pierdo las ganas de levantarme de nuevo en la próxima caída.
    Un abrazo amiga mía.

    • Pau says :


      J., un alma soñadora como la tuya no puede sentarse a ver pasar viajeros. No. Me niego en rotundo a creer que te has quedado sin alas. Quizá las piedras pesaron demasiado en la maleta tras tanto camino recorrido, y entonces sientes que te duelen las articulaciones, y la respiración se hace más cuesta arriba.
      Pero algo me dice que dentro de esa alforja hay un hilo de luz llamado esperanza y que todavía suelta chispa.

      Ánimo J., el suelo no te sienta bien😉🙂
      ¡Abrazo fuerte!

      • austrohungaro says :

        Estas palabras tuyas me han emocionado profundamente; es maravilloso que alguien sea capaz de verme de ese modo.
        ¿Sabes lo que es una Anjana Cántabra?, se dice que cada montañés tiene una que le protege?
        La mía vive en Galicia.

        • Pau says :


          Te veo como te proyectas, y lo que nace de ti es lo que te hace grande J. No es mérito mío, yo únicamente dejo constancia por escrito por si un día vuelve la carga a tus hombros y las piedras te ciegan los sueños.

          Anjana cántabra… suena a meiguiña de tu tierra, de las buenas🙂.

  8. Danilo says :

    Los viajes son como los finales, inicio de cosas nuevas.

    No tengo palabras para escribir sobre la grandeza de Saramago.

    Abrazos.

  9. sergiograndelopez says :

    La cita de esta entrada me presiona a continuar escribiendo lo que tengo entre manos.

    ¿Recuerdas que en una de las entradas de mi blog hablé del viaje a Praga que hice en Semana Santa? ¿Recuerdas que prometí no contar más porque pensaba dedicarle muchas páginas?

    Pues estoy en ello y, por perezoso y vago, me está costando horrores. Gracias por contribuir a que me sienta culpable y me ponga a escribir.

    • Pau says :


      La recuerdo perfectamente y queremos segunda parte. Así que no me voy a sentir mal por meterte presión😉
      Saramago, unos cuantos y yo la esperamos. Sin prisa pero sin pausa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: