El sol del membrillo

 

Estoy en Tomelloso, delante de la casa donde he nacido. Al otro lado de la plaza hay unos árboles que nunca crecieron allí. En la distancia reconozco las hojas oscuras y los frutos dorados de los membrilleros. Me veo entre esos árboles junto a mis padres, acompañado por otras personas cuyos rasgos no logro identificar. Hasta mí llega el rumor de nuestras voces, charlamos apaciblemente, nuestros pies están hundidos en la tierra embarrada, a nuestro alrededor prendidos de sus ramas, los frutos rugosos cuelgan cada vez más blandos, grandes manchas van invadiendo su piel y en el aire inmóvil percibo la fermentación de su carne. Desde el lugar donde observo la escena, no puedo saber si los demás ven lo que yo veo, nadie parece advertir que todos los membrillos se están pudriendo bajo una luz que no sé cómo describir, nítida y a la vez sombría que todo lo convierte en metal y ceniza. No es la luz de la noche, tampoco es la del crepúsculo, ni la de la aurora…

Antonio López. El sol del membrillo

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

15 responses to “El sol del membrillo”

  1. Juan José Iglesias says :

    Pocas cosas son tan evocadoras como el aroma de la infancia. Esta película trae a mi memoria, la mía. Una casa similar, sensaciones parecidas, recuerdos afines. La magia de naranjos floreciendo y la sabiduría de verlos morir.

    Ese sentimiento infantil y mágico de preguntarse, si los demás percibirán las mismas sensaciones. Si toda la magia que nos rodea, pertenece a nuestra alma, o al mundo.

    La vida es corta y es primavera. Quiero pasarla mordiendo el membrillo, porque ese, es el más dulce de los viajes.

    Pintado de amarillo, soy.

    Biquiños, a la luz de la linterna.

    • Pau says :


      Viajamos a la infancia, al mundo que nos vio crecer, a las luces del otoño con ansias de primavera, a los frutos que plantamos y de los que nos nutrimos. Embellecen y avivan nuestro jardín.
      Y cuando llega la hora caen del árbol sin previo aviso, quiebran contra el suelo partiéndonos el alma sin remedio.

      Me pregunto si alguien ve en el membrillero lo mismo que yo, el resplandor perenne de un abuelo.

      Amarillo eres por ti mismo, sin acrílicos ni artificios.
      Biquiños, bajo el sol del membrillo.

      • Juan José Iglesias says :

        Esos acrílicos me hacen pensar en una nueva y deliciosa conexión… La magia no se detiene, porque es libre.

        Veo lo mismo que tú, y siento en mi corazón la misma luz.

        Siempre sin disfraz, vistiéndome con el aroma del azul.

        Unido a ti, por la infinita fuerza del destino.

        Apertas máxicas, bajo el resplandor del membrillo.

        • Pau says :


          ¿Por qué no me sorprende lo que tus ojos son capaces de ver y tu corazón de sentir?🙂

          La magia siempre está pululando en el ambiente y llega cuando tiene que llegar. Ni antes ni después, sino en el momento preciso.

          Sin máscara y con el membrillo en la mano, biquiños doces doces.

      • Juan José Iglesias says :

        Porque estamos alumbrados por la misma luz. En un mundo gris, convertimos la tristeza en oro, la desesperanza en suerte y la esperanza en hechos consumados. Y porque bailamos vals en 4 por 4 y clásicos mágicos y desacompasados.

        La magia sólo llega cuando ella quiere y nunca elige mal el momento. Sólo queda disfrutar, radiantes de ella.

        Sin máscara y con una guitarra a la espalda, te invito a viajar sin destino, en nuestro autobús mágico.

        Biquiños florecientes, de curuxo a meiguiña.

        Vivamos como galegos!!!!!!!!!!!

        • Pau says :


          La cara lavada, al natural, sin sombras. Los ojos cubiertos de flores.
          Metiendo las chanclas y los bocatas en la mochila. De brújula pasamos ¿no?😉.
          La música ya la pones tú🙂.

          Biquiños mágicos en un día aparentemente gris. Digo aparentemente porque las nubes tienen colores.
          Como galegos. ¡¡Yeah!!

  2. austrohungaro says :

    Si hay una película que me abre el alma de un modo que me aturde deliciosamente es esta en la que la luz ejerce un reinado que ilumina la inspiración (y las ganas de vivir y sentir) de un modo apasionado y abrumador.
    Tengo una hermosa duda con Erice que no tengo con ningún otro director de la historia del cine (español o foráneo) y es la qué obra suya amo más: La inolvidable e hipnótica “El espíritu de la colmena”, “El sur” o esta obra maestra de las emociones brillante y generosamente desplegadas.
    Siempre te he dicho que estoy convencido de que nos emocionan las mismas cosas y que lo hacen de un modo muy similar; eso es hermoso entre dos personas que no se conocen y que jamás se conocerán; quizá porque no lo necesitan al ser ya una en ese plano del universo que nos reservará en la despedida ese pequeño príncipe que tanto amamos.

    • Pau says :


      Entiendo con creces tu conflicto existencial con el universo Erice. El caso es que me ocurre algo similar, pero sin meter a una tercera en discordia (no porque no me apasione, nada más lejos de la realidad. “El Sur” me parece maravillosa). Ya sabes de mi deleite por el mundo de Ana (aprovecho esta mención a modo de homenaje al maestro E.Querejeta) y mi pasión por la pintura. Si a esto le sumamos la visión del artista, el aprieto es importante si la cuestión es elegir.

      Y ¿por qué elegir cuando todas son deslumbrantes?
      Disfrutemos una y otra vez de nuestro cine, el que se escribe con mayúsculas, el de calidad.

      Abrazos J.
      La vida eterna al pequeño príncipe.

  3. jotaemebede says :

    me huele a nostalgia de la niñez, pero es un aroma agradable, de esos que te llevan de viaje y te posan suavemente en el presente con el alma llena…
    jota.

    • Pau says :


      El membrillero despide un aroma particular, inconfundible, de esos que pasen los años que pasen jamás caerán en la indiferencia. Porque de ellos nacen los recuerdos más bellos, los que nos acompañarán hasta el final de nuestra existencia.

      Si nos has visto la película, te la recomiendo con los ojos cerrados.

  4. raúl says :

    uno se da cuenta de lo difícil que es alcanzar la perfección realista después de ver esta peli… roza la exasperación! al menos a mi me lo parece, que tengo poca paciencia. en fin, bien por tu paciencia, y por tu elegancia, a la hora de contestar cierto tipo de comentarios🙂

    • Pau says :


      Mejor nos quedamos en la imperfección ¿no? De ella nacen las más absolutas perfecciones.

      En cuanto a mi paciencia, cambiémosla por ignorancia suprema. Como los membrillos podridos, un click y a la basura, que es donde tienen que estar.
      Ya sabes, a palabras necias… y más, oídos sordísimos de quién se esconde en el anonimato.
      “Gente” chunga.

      Abrazo R.

  5. sergiograndelopez says :

    AAAAHHHHH!!!😮 🙂🙂

    Si antes te he escrito que me habías sacado la sonrisa de esta tarde, acabas de emocionarme ahora mismo.

    ¡Creo que por nada del mundo esperaba encontrar por aquí un texto de este señor, paisano mío, en el que se menciona Tomelloso! Por aquí ando en estos momentos, disfrutando del sol abrasador de La Mancha. Si te apuntas a hacer turismo, estás más que invitada.

Trackbacks / Pingbacks

  1. “Un gesto de cariño”.- | A Pau.- - 14 julio, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: