Saber perder

 

Verónica PetrovaImagen Verónica Petrova

Supongamos que entre dos personas, A y B, hay dos metros de distancia. Y A quiere acercarse a B, pero en cada paso ha de cubrir exactamente la mitad de la distancia total que le resta para alcanzar a B. El primer paso es de un metro, el segundo de medio metro, el tercero de un cuarto de metro. Cada paso de A hacia B será más pequeño, y la distancia se irá reduciendo en una progresión eterna, pero lo sorprendente del caso es que, mantenida la premisa de que cada paso sea equivalente a la mitad de la distancia total que los separa, por más que avance, A nunca llegará a B.

Saber perder. David Trueba

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

22 responses to “Saber perder”

  1. larrouy says :

    Qué duro, me recuerda a una paradoja de Zenón que se refería a esta situación. Se sufre mucho, acercándote pero nunca alcanzando a la persona que quieres tener al lado

  2. blocdejavier says :

    “Saber perder” es un muy buen relato; todos los de Trueba lo son aunque yo prefiero la frescura de “Abierto toda la noche” o “Cuatro amigos”. Es curioso, esta cita me evoca “La soledad de los números primos” (Paolo Giordano). Yo conocía las intrincadas relaciones entre música y matemáticas, ahora también parece que el amor es una ecuación (de segundo grado, como mínimo) o de combinatoria (¿variaciones o permutaciones o combinaciones?) ¡Pero si yo soy de letras!

    • Pau says :


      Y yo conocía las relaciones entre la música y la pintura cual Kandinsky.
      El amor es física, química y matemáticas, sí (por lo menos).
      Aquí otra de letras a la que no se le daban mal las variaciones, permutaciones y combinaciones.

  3. raúl says :

    cuando hay amor, canta drexler, toda distancia se salva.

  4. brujjita says :

    No me trae buenos pensamientos 😦 ¿Por qué será? …………
    Marcho a Madrid, p. ¿Sería posible vernos por allí?
    Besos y buen fin de semana :*

    • Pau says :


      Imagino que ya andas por tu tierra y me gustaría que el regreso haya sido con una genial sonrisa puesta.
      Madrid me espera pero dejaré que el destino elija cuándo llevarme allí.
      Nos veremos, seguro 😉

      Bicos b. y buen comienzo de semana.

  5. skjultalviske says :

    “……Y tan infinitamente próximos están que A extiende sus manos y rompe el vacío asintótico que le separa de B…..”

    Como siempre, el conjunto excepcional. Te superas cada día.
    Bicos

    • Pau says :


      Y con tanta proximidad sólo podría proclamarse una victoria. Saber ganar.

      Como siempre, gracias 4mil :). Un placer compartir.

      Bicos.

  6. Alberto Q. says :

    Trueba, buen escritor y guionista.

    Saber perder y saber ganar son dos conceptos demasiado personales y nunca se sabe del todo si has logrado uno u otro. Lo que está claro es que la linternita suele dar en el clavo, dándonos a todos su luz y su magia.

    Besiños gallegos y abrazos madrileños*

    • Pau says :


      Tienden a confundirse, es posible. Una veces gana uno y pierde el otro, otras ganan o pierden los dos. La percepción es demasiado subjetiva, por eso lo mejor es contemplar y valorar desde todos los puntos de vista. Con distancia física, sin distancia… La espiritual es otra cosa, probablemente la más peligrosa de salvar.

      Esta vez con luz algo apagada, disipada, vencida. Pero siempre con claridad.

      Besiños madrileños y abrazos gallegos.

  7. Danilo says :

    Aaggghhh qué dolor. Trae algunos recuerdos.

    Besos y abrazos.

  8. jotaemebede says :

    Es lo malo de las distancias, son múltiplos de infinitesimales… Y además, cuando quieres acercarte a alguien debes saber escoger bien la dirección. Y las posibles direcciones también son infinitas…

    Jota.

  9. elexpresidente says :

    Le dice Aristóteles a Zenón que no hay bronca, porque el espacio no es matematizable. Por ende, A y B tienen chance de encontrarse y ser felices (o infelices).

    • Pau says :


      Por (e)nde, pongamos que Morla es A y Casiopea B. Pongamos que se encuentran, se tocan y salvan distancias en una historia interminable.
      Y por poner, pongamos también que Momo existe más allá de un cuento.

      Gracias por tus letras aquí.
      Saludos!!

  10. sergiograndelopez says :

    Hay distancias insalvables. Por mucho que A se acerque y ponga de su parte, si B no ofrece y tiende una mano… mal asunto. Quizá el problema está en saber cuándo se dejó de ser A, para ser B. O cuando dejar de ser A…

    • Pau says :


      Ahora bombardea en mi cabeza como paraíso desierto, la voz de Ismael Serrano diciendo: “No habrá distancias que no cubra cualquier hombre que te busque…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: