El niño al que se le murió el amigo

 

gabriel pachecoIlustración Gabriel Pacheco

Una mañana se levantó y fue a buscar al amigo, al otro lado de la valla. Pero el amigo no estaba, y, cuando volvió, le dijo la madre:

-El amigo se murió.

-Niño, no pienses más en él y busca otros para jugar.

El niño se sentó en el quicio de la puerta, con la cara entre las manos y los codos en las rodillas. «Él volverá», pensó. Porque no podía ser que allí estuviesen las canicas, el camión y la pistola de hojalata, y el reloj aquel que ya no andaba, y el amigo no viniese a buscarlos. Vino la noche, con una estrella muy grande, y el niño no quería entrar a cenar.

-Entra, niño, que llega el frío- dijo la madre.

Pero, en lugar de entrar, el niño se levantó del quicio y se fue en busca del amigo, con las canicas, el camión, la pistola de hojalata y el reloj que no andaba. Al llegar a la cerca, la voz del amigo no le llamó, ni le oyó en el árbol, ni en el pozo. Pasó buscándole toda la noche. Y fue una larga noche casi blanca, que le llenó de polvo el traje y los zapatos. Cuando llegó el sol, el niño, que tenía sueño y sed, estiró los brazos y pensó: «Qué tontos y pequeños son esos juguetes. Y ese reloj que no anda, no sirve para nada». Lo tiró todo al pozo, y volvió a la casa, con mucha hambre. La madre le abrió la puerta, y dijo: «Cuánto ha crecido este niño, Dios mío, cuánto ha crecido». Y le compró un traje de hombre, porque el que llevaba le venía muy corto.

Ana María Matute

(a los niños del ayer, a los niños del hoy, a los niños del mañana ¡¡Felices Reyes Magos!!)

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

16 responses to “El niño al que se le murió el amigo”

  1. brujjita says :

    ¿Por qué será que a mi me pone un poco triste este relato? Nunca deberíamos de dejar de ser niños. Por eso espero que los Reyes o te dejen regalos o te dejen magia 🙂

    • Pau says :


      Es tremendamente triste, tanto que cada vez que lo leo comienza a llover. Ese tipo de lluvia melancólica y desalentadora.

      El tiempo me dirá si los Reyes han cumplido mi petición. Eso sí, la magia que no falte en nuestras vidas. La mía para ti en un beso y un abrazo b. 🙂

  2. larrouy says :

    Sublime Matute
    Felices Reyes para ti también

  3. raúl says :

    así se crece, a veces, de golpe… con golpes. maravilloso relato + ilustración. felices reyes for ever and ever!

  4. skjultalviske says :

    El trágico y duro paso a la madurez descrito muy elegantemente por Matute.
    Espero que los Reyes te hayan dejado todo lo que la niña que llevas dentro ha deseado 🙂
    Bicos

    • Pau says :


      Dos deseos, seguir fantaseando la vida con las pupilas de colores y sobre todas las cosas cumplir una promesa.

      Espero que tu carta haya dado resultado también 🙂

      Bicos.

  5. blocdejavier says :

    Matute! Guardo un entrañable recuerdo de “Primera memoria” y “Pequeño teatro”. Adolescente, devoré toda su narrativa si bien los últimos no los he leído y me animarás a retomarlos (“Olvidado rey Gudú”, “luciernágas”…). Sólo una mala experiencia, relativamente reciente, que me había frenado ponerme al dia (precisamente “los niños tontos”). Tuvé oportunidad de conocerla por trabajo y es encantadora, extremadamente educada y generosamente afectuosa. El problema, como siempre, el entorno.

  6. jotaemebede says :

    Me lo cojo, y me lo guardo en un sitio especial.
    Gracias por el regalo, así es imposible no creer en las reinas meigas. 😉

    Jota.

    • Pau says :


      Todo para ti :). Regalos así son para compartir y conservar en el mejor y más profundo cajón.

      Boa noite meiga J.
      Bicos.

  7. sergiograndelopez says :

    Lo prometido es deuda, voy a ponerme al día con tu blog.

    Es la tercera vez que leo esta entrada, si no la cuarta. Creo que me sigo poniendo tan tristón como la primera vez y por lo que leo no soy el único. ¿De verdad es tan triste hacerse mayor y dejar de ser niño? ¿Cuando pasa eso? ¡Porque siento que no me di cuenta! Será que aún soy un poco crío, que aún me ilusiono cada noche de Reyes. 😉

    ¡Felices Reyes con casi dos meses de retraso!

    • Pau says :

      Es triste, realmente desalentador cambiar los pies descalzos por un par de zapatos. Es una suerte que no te hayas dado cuenta de la transformación, porque eso significa que sigues viviendo la vida desde la inocencia. Una vez que te la roban ya no puedes recuperarla más allá de los sueños y los cuentos.

      ¡Vivas tú y los Reyes Magos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: