Del salón a la cocina

 

Linnea Strid. RestlessnessRestlessness. Linnea Strid

Conversamos sobre el estado y la institución familiar. Despegamos desde el salón los viajes de Verne y Méliès. Quisieron engañarnos con su excursión a la luna pero estuvimos hábiles frente al choque de la nave en el objetivo lunar. Intercambiamos dicotomías en fase de rock y regresamos a los tiempos de Chaplin con las vergüenzas al aire. Instauramos jolgorio en la cocina y lloramos copas de alcohol con zumo de naranja recién exprimido a falta de cebollas.

Por primera vez me desintegro. Pido refuerzos. 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

25 responses to “Del salón a la cocina”

  1. 1cruzdelsur says :

    Siempre es bueno leerte y seguir tus huellas, más cuando pides refuerzos…
    Un beso
    C.

  2. skjultalviske says :

    Como siempre es un placer leer tus textos, minuciosos, colmados de detalles….
    Para evitar la desintegración, haciéndome eco de tu llamada vengo con unos amigos

  3. larrouy says :

    Te los mando!
    Un saludo!

  4. nosht says :

    Schhhstt!!! ¿De verdad los necesitas? :*

  5. raúl says :

    ni el temido fin del mundo terminará contigo, así que desintegramientos ninguno! reforzaremos lo que haga falta.

  6. Danilo says :

    Los refuerzos acá están listos para evitar el desintegro.

    Saludos.

  7. jotaemebede says :

    Eso de la desintegración no me ha gustado nada. Aquí estamos, para recoger los trocitos y volver a ponerlos juntos sin que se note lo más mínimo.

    Un bico, Pau.

  8. sergiograndelopez says :

    Probablemente llegue muy tarde. Las llamadas de auxilio no suenan en todas partes con la misma intensidad y a veces no se distingue el mensaje. Otras veces, como en el caso del Titanic por ejemplo, la magnitud del problema hace casi imposible el rescate.

    Visto lo visto, parece que eres una de las afortunadas que se salvará. Aunque mi Séptimo de Caballería haya llegado con retraso, tienes ahí arriba un montón de comentarios que intentan lanzarte un flotador o un paracaídas.

    Pero si el vuelo sin motor ya ha terminado, si el avión ha chocado inevitablemente contra el suelo… tranquila que me ofrezco voluntario a echarte una mano: Busquemos la caja negra para ver cuál ha sido el problema y enseñemos a nuevos pilotos qué se necesita para despegar una vez más.

    ¿O acaso pensabas recoger tú sola el fuselaje de una supuesta nave que te llevase a la Luna? Hay que limpiar a fondo, no podemos dejar trastos en el espacio.

    Un beso y un abrazo!

    • Pau says :


      No puedo quejarme de la llamada SOS. He tenido más ambulancias en la puerta de mi casa de las que podría esperar y eso es para estar eternamente agradecida (como lo estoy).

      Por ahora sigo aquí, el mundo no me ha vencido, todavía no. Y no pienso ponérselo fácil, me van las dificultades. Qué se le va a hacer…

      Gracias por tus vuelos. Y que sepas S. que nunca llegas tarde. Jamás lo es si la dicha es buena (palabras que rescato de los restos de un naufragio).

      Beso y abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: