Archive | 4 enero, 2012

Todo pasa

 

Soledad (1944)  Edward Hopper

Un día de esos extraños en los que el tiempo no parece pasar. Pero pasa, sí, ya lo creo que transcurre, tan lento como aburrido, sereno, oculto y otra vez lento. Vuelta a empezar.

Sabía de tu indisposición fatal, la que te seca los guiños y te cubre de nieve la perspectiva. Sabía de tu bombardeo festivo en serie. Sabía de tu garganta entrecortada con pepitas de uvas pasas.

Siento la desafortunada presión en la azotea. Aunque no lo admitas, sé que los petardos no aflojan la pólvora a menos de un metro de distancia. Y siento si te he llamado a lo lejos con la voz casi rota en la prudencia, tu piedra en el tragaluz no cayó en la repisa y las horas sin tus travesuras no vuelan igual.

Un día de esos extraños en los que el tiempo no parece pasar. Pero pasa, sí, ya lo creo que desarrolla.

Si es que todo pasa, incluso el tiempo más grisáceo y paulatino.