De trizas corazón


Revolving Doors (1968). Richard Estes

Clavaste la mirada en mis ojos implorantes por dentro, pero fuera escurridizos de tus luceros por miedo patente a no sobrevivir al despegue. Avecinaba aguacero.

Abrazaste mi sustento, lo mejor que tengo, dices, lo que me hace grande y a la vez insignificante. Y a mí no se me ocurrió otra cosa que encogerlo letra a letra.

Como siameses de quirófano, las agujas del reloj hicieron trizas nuestras vísceras y nos vimos obligados a abandonarlas en aquel hospital aéreo.

Nos dejamos. Nos fuimos aislando para reencontrarnos en la memoria de los encuentros.

Clavaste la mirada en mis ojos implorantes por dentro, y ahí persiste. Ahí y en el suelo resistiendo las pisadas de los viajeros.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

6 responses to “De trizas corazón”

  1. Alberto Q. says :

    Los aeropuertos suelen producir pánico.
    Y cuando hay una despedida de este tipo, todo resulta doloroso y horrible. Yo lo he vivido. Sé de lo que hablo.

    Lo importante siempre es no olvidar “el camino de regreso”:

  2. larrouy says :

    Emotivo relato que deja sin palabras

    Es de tu cosecha? 🙂

  3. raúl says :

    y tú miraaaá, se me clava en los ojos como una espaaá, se me clava en los ojos como una espaaá, se me clava en los ooojos como una espaaá!!

    (lole y manuel)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: