Archive | marzo 2011

Primavera

La primavera (detalle) 1482. Botticelli. Galería Uffizi. Florencia.

es totalmente irreversible, ha llegado en plan torpedo,

la rosilla ha brotado, empezó el renacimiento.

vuelven a brillar las ramas, detecté las coordenadas,

Primavera está en la casa.

La Primavera. Facto Delafé y las Flores Azules.

 

El momento más dulce

 

comerte el corazón a cucharadas soperas.

(oh, sweetest thing)

 

Pez globo

 

pezglobo272Ilustración: tiendaturcios.blogspot.com

escupo rabia hasta agotar existencias.

tres segundos. me desinflo. respiro.

ahora duermo ligera.

 

À bout de souffle

Dormir es triste. Al dormir estamos forzados a separarnos.

Se habla de dormir juntos pero no es cierto.

Al final de la escapada (1960) Jean Luc-Godard

 

El entierro de la sardina

El entierro de la sardina (1812-1819) Goya. Real Academia de San Fernando, Madrid

Es la fiesta del Miércoles de Ceniza, fúnebre mascarada por la muerte del Carnaval, en el cual la locura colectiva de la época carnavalesca se revive por última vez antes de la austeridad de la Cuaresma. El pueblo no tiene rostro, baila sin compostura bajo la enseña luctuosa del mascarón de sonrisa descoyuntada, erigido aquí en símbolo de las fuerzas incontenibles y ocultas que se desbordan sin freno en el país desgarrado por las atrocidades de la Guerra de la Independencia. La muchedumbre parece borracha, arrastrada por el torbellino de la orgía; en ropaje de diablo, disfrazados con pieles de animales, enmascarados en una grotesca bufonada, hombres y mujeres bailan, se abrazan gritan, como inconscientes títeres movidos por hilos invisibles y malignos.

La posición de Goya ante el carnaval era sin duda una mixtura de atracción y repulsión: ciertamente, le habría encantado la inversión de papeles que desencadenaba, la parodia de la jerarquía, la mezcla de figuras pintorescas, de alegoría, de vitalidad. Sin embargo, los frecuentes excesos, el violento desbocarse de estas fiestas sin duda despertaban su típico temor de una crecida de fuerzas caóticas destinadas a producir incontrolables resultados de destrucción, no diferentes de los que la Guerra de la Independencia ponía ante sus ojos en aquellos años.

 

Holocaust Hero

Zofia Baniecka, Poland from the series Rescuers of the Holocaust (1986) Gay Block. MOMA. Nueva York

Smoke. Holger Czukay