Zapatillas viejas

 

He salido a la calle en busca de unos zapatos nuevos.

Los adoquines cronometran a diario millones de pisadas infinitas. Unas sin dirección, otras con rumbo fijo, algunas mueren en un portal o paran a descansar.

Mi reflejo en el cristal y mis pies ojeando zapatos.

Modelos de todo tipo, altos, medios, bajos, con cordones o hebillas, cada cual más bonito.

Montañas de zapatos desaparejados, cajas con un sólo pie, números a puntapié.

Revuelvo y  desordeno  hasta encontrar unos que me gustan. Esos más chulos, esos más vistosos me lastiman y acaban por herirme en cuatro pasos.

Mis pies son tan sensibles…

Ellos soportan todo mi ser, mis pensamientos y emociones, mi vida.

Hay montones de pares y aún así son difíciles de encajar en mis frágiles deditos.

Mis pies son tan sensibles…

Busco unos zapatos mágicos, de esos que te obligan a bailar, a sonreír paso a paso, a recorrer ciudades, a escalar montañas. Esos que te llevan hasta el cielo.

Busco unos zapatos sencillos, de esos que no complican el trayecto.

Entonces, caigo en la cuenta y me voy sin más. Decido volver a mi casa a por mis zapatillas de siempre, esas tan cómodas y fieles a mis pasos, esas que nunca me hicieron daño en mis largas e intensas caminatas.

 

Etiquetas: , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

19 responses to “Zapatillas viejas”

  1. 1cruzdelsur says :

    Un poco de Borges…
    Si pudiera volver a vivir
    comenzaría a andar descalzo a principios
    de la primavera
    y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
    ====================
    Buena decisión volver por tus zapatillas de siempre…, quizás sean viejas pero ellas sí… guardan la magia que te puede llevar al cielo, como si anduvieses descalza desde el otoño hasta la primavera…, todo vale cuando encuentras “La magia”

    • Pau says :

      Pies descalzos… me gustaría poder caminar siempre con los pies descalzos, pero a veces calzarse las zapatillas de batalla es inevitable para protegerse de las adversidades que nos vamos encontrando.

  2. peludosk says :

    Me gusta mucho, loz sapatos son como la gente y tus “fragiles deditos” son como los sentimientos que uno como persona tiene bajo esa fuerte armadura. Siempre al fin de cuentas vamos por la vida queriendo mas y mas en como percibir mejores cosas con el riesgo de equivocarnos y dejando atras lo que mejor se ha acomodado en nuestra vida.
    He de comentar que siempre uno tiene diferente perspectiva de las cosas, asi aplaudientote por tu post que es tan abierto a diferentes criterios y relaciones de vida.

    Que tengas exelente semana.

  3. Dj Chechu says :

    pau tenia que decirte que me encanta como escribes… creo que me he leido medio blog tuyo.

    genial, sin palabras

  4. goetha says :

    Me ha gustado muchísimo la forma que tienes de expresarte y me ha sorprendido la capacidad para transmitir. Al terminar de leerlo me he sentido muy a gusto, he notado que lo he disfrutado. Me he sentido incluso identificado.

    Sería injusto quedarme con una frase, pero permíteme destacar una:”Ellos soportan todo mi ser, mis pensamientos y emociones, mi vida.” Realmente me encantó.

    Ésta ha sido tu última entrada y la primera que he leído y la verdad es que me ha dejado con ganas de más.Por suerte tienes más entradas en el blog🙂

    Un saludo Pau.

    • Pau says :

      Es muy halagador llegar a casa después de un día de lluvia intensa, abrir mi escondite y descubrir tus bonitas letras.
      Me reconforta pensar que hay alguien ahí, al otro lado, al que le han gustado mis “desvaríos” e incluso se ha llegado a sentir idenfiticado con ellos.
      Mis letras son tan tímidas… y mis pies tan delicados…
      Ahora puedo descalzarme!! Me siento bien…🙂

  5. apergo says :

    Un texto muy tierno, fiel a tu estilo. ¿Tus palabras son siempre tan dulces? Creo que superan el dulzor de las piruletas por momentos😉

    Me siento identificado. Creo que a todos nos ha pasado salir a comprar zapatos y volver a casa amando más los viejos. A veces he llegado al extremo de humanizarlos y sentirme triste cuando los arrincono. ¿Es grave, doctor?

    • Pau says :

      Oh la la!!
      Uyy, no sé no sé… De las piruletas puede, pero de los Chupa Chups rellenos de pica pica… ahí ya…😉
      La humanización de zapat(os)-illas tiene sus riesgos, una vez que se les coge cariño es difícil cambiarlos por otros. Difícil pero no imposible, quizás llegue un día que prefiramos las chanclas o simplemente pasear descalzos.
      No sé si es grave…

      • apergo says :

        ¿Bromeas? Ese día llegó hace tiempo. Donde esté el contacto del suelo con las sufridas plantas de mis pies que se quite el calzado. Los zapatos nos hacen el caminar más cómodo, pero nos priva del tacto de suelo que tan agradable puede llegar a ser cuando uno pasea por lugares como la orilla del mar o un prado en primavera a primera hora de la mañana con el rocío todavía sobre la hierba.

        • Pau says :

          Es genial que puedas caminar siempre descalzo porque la sensación es increíble!!!
          Por desgracia me quito las zapatillas menos de lo que me gustaría…😦
          El primer paso es ir desatándolas poquito a poco… ya es un paso🙂

  6. apergo says :

    No creas, también las llevo más tiempo del que desearía. Las ciudades no están diseñadas para soñadores.

    • Pau says :

      …las ciudades no.
      Pero si cuentas corderitos para dormir puedes soñar todo lo que desees. Un campo de flores, un río infinito de los fluyen hasta el cielo, incluso cerdos volando. Es genial, pruébalo!!

      En los sueños todo es posible…🙂

      • apergo says :

        Sí, creo que en sueños suelo ir descalzo, y es por eso que cuando me descalzo me siento en un sueño. Por eso puse parquet en todo mi piso, para poder lanzar bien lejos los zapatos al entrar por la puerta y sentir el calor de la madera bajo mis pies🙂

  7. Mordisquitos says :

    Yo soy de esos que los zapatos me duran hasta que ya se caen a trozos. Y aún así siento nostalgia

  8. Mukali says :

    Me pasa igual…cuesta comprar los zapatos que uno busca…
    Por eso a veces vuelvo a los viejos conocidos, esos que ya saben de que pie cojeo…

    Besos gordos.

    P.D. Nada como las zapatillas😉

    • Pau says :


      Donde estén las zapatillas, sencillas, confortables, viajeras, que se quiten las falsas y peligrosas alturas. La cabeza en las nubes y los pies en la tierra🙂

      Abrazo. En plano😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: