Archive | 14 abril, 2010

¡Olvídalo! ¡Olvídame!

En el año 1964, un artículo aparecido en la revista Life formulaba la pregunta: << ¿Es Roy Lichtenstein el peor artista de Estados Unidos?>>. El artículo daba cuenta de la capacidad de Lichtenstein (1923-1997) para suscitar polémica con sus inexpresivas imitaciones de las ilustraciones de los cómics a escala exagerada.

Al igual que sus contemporáneos Andy Warhol (1929-1987) y Claes Oldenburg (1929), Lichtenstein despreciaba la idea de que el artista fuera un genio creador espontáneo. Por  el contrario, adoptó un estilo artístico que acabó por ser conocido como pop, caraterizado por las referencias explícitas a la cultura de masas y que trataba de socabar la seriedad del arte “elevado” tradicional.

En ¡Olvídalo! ¡Olvídame! los colores utilizados son vivos, casi estridentes; los puntos Benday que confieren al cuadro su textura lo hacen parecer realizado de forma mecánica, aun cuando cada uno de los puntos fuera dibujado a mano; y los personajes son representaciones idealizadas de hombres y mujeres. La burbuja de texto y su contenido igualmente vago y estereotipado despoja al cuadro de toda tentativa de transmitir una emoción genuina o un significado profundo.

¡Olvídalo! ¡Olvídame! Roy Lichtenstein (1962) Óleo y acrílico sobre lienzo. 203,2 x 172,7. Rose Art Museum, Waltham, Massachusetts

Anuncios

Reciclaje Meniniano

Las primigenias, de Velázquez (1656/57)

Las Picassianas (1957)

Las contemporáneas, de Equipo Crónica (1970)

Con un sombrero, unas botas viejas y un bastón se piensa mejor

“El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”.

“Un día sin una sonrisa, es un día perdido”.

“Pensamos demasiado, sentimos muy poco”.

“Todo lo que necesito para hacer una comedia es un parque, un policia y una chica guapa”.

“Luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla… La vida es maravillosa si no se le tiene miedo”.

“Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más”.

“No esperes a que te toque el turno de hablar; escucha de veras y serás diferente”.