¿Es un pájaro? ¿Es un avión? Noo… ¡¡¡Es el ángel estrellado!!!

¡¡¡Lo he encontrado!!!

Después de algún paseo que otro por la calle Mayor de Madrid,  he topado con un ángel un tanto extraño en la azotea de un edificio de la calle de los Milaneses frente al mercado de San Miguel. El brazo torcido y roto, el cráneo hundido en el cemento y los pies en el aire. Así de esta guisa se presenta nuestro particular ser alado. Tal estatua fue colocada ahí por deseo expreso de los propietarios. La escultura turquesa está realiza en bronce y tiene un peso de 300 kilos.

Después de múltiples especulaciones por parte de vecinos sobre la supuesta identidad satánica de nuestro “hombrecito alado”, el autor de la obra Miguel Angel Ruiz no ha tenido más remedio que salir al paso diciendo: “Ni Ícaro, ni el diablo. Es un aviador distraído”.El título de la obra es Accidente aéreo.

Una entrevista al escultor el 11/08/07 en el periódico El País cuenta lo siguiente:

Toda narración tiene dos versiones; el mito y la crónica. “Las palabras y las explicaciones empequeñecen las cosas”, dice el escultor que tiene manos grandes de escultor y la cabeza quemada. Acaba de volver del Kilimanjaro, “donde duermen los dioses”. A pocos metros de la cima, se dio la vuelta. No quiso hacerse una foto de sonrisa tonta que destruyese la magia. Es normal entonces que cuando se le pregunta por la historia de la estatua, él conteste con el mito: “Hace 10.000 años un hombre alado sale a dar una vuelta, y al volver, volando tranquilamente de espaldas, mientras toma el sol, no se percata de que en el prado que aterriza siempre ha crecido toda una ciudad. El resultado es este accidente; una escultura del despiste, una estatua pre-Samur”.

Incluso los mitos tienen su lógica: “Hoy entendemos dabuten el vuelo cotidiano, pero hace 100 años, que yo cene un día en Nairobi y desayune al siguiente en Madrid, habría parecido cosa de marcianos”, dice Ruiz con deje de Chamberí y pinta de rockero. “El tiempo es sólo un concepto cerrado por el lenguaje. Abrámoslo. ¿Por qué no creer que, en otro tiempo, un tipo tarda miles de años en ir a por el pan?”.

En la crónica, las preguntas son más prosaicas.

¿Qué es? Una escultura de bronce con pátina de cobre de “rollo neoclásico”. “Desde la azotea ves todas las estatuas del skyline”, dice Ruiz, “fue como colocarles un primo nuevo,

el bicho debía convivir con ellas; y así camuflado, con el paso de los años, sera complicado saber cuándo llegó”.

¿Y cuándo llegó? “En enero de 2005, aunque un huevo de gente aún no la ha visto”.

¿Dónde está? Milaneses, 3, esquina con Mayor, en una preciosa cornisa del centro de Madrid. “Me da igual el sitio”, dice el artista, “hay que comer y todas las esquinas son importantes”.

¿Cómo llegó allí? La finca es de la inmobiliaria Donato Lasa, propiedad de dos hermanos clientes y amigos de Miguel Ángel Ruiz.

¿Y quién es él? Madrileño, de 45 años. Fue batería de rock, ha trabajado de todo, se metió en el arte pasados los 30. Bebe agua con gas; antes no. Conduce una Triumph y tiene un casco con una estrella. Si ha de señalar una constante en su obra escoge “la sensación de que en todo hay algo de fracaso”. Por eso, en Accidente aéreo, el brazo del aviador está tan retorcido: “Quería hacer hincapié en la hostia, distanciarlo del Ángel Caído. Lo de la culpa judeocristiana me parece un coñazo, nada más lejos de mi intención, esto es un accidente, un fracaso cotidiano, uno de tantos”. Este hombre alado no reparte moralina. Aquí no hay desobediencia al padre ni castigo. La alegoría de Accidente aéreo es más prosáica. Es un mito más de andar por casa, como una crónica: iba un señor volando tan tranquilo y se estrelló. El mensaje: shit happens, sic transit… Así es la vida.

Aquí os dejo las fotos que tomé nada más encontrarlo. No fue tarea fácil os lo aseguro. Paseo para arriba, paseo para abajo, analizando edificio a edificio cabeza arriba. El esfuerzo (lo que se desea nunca supone un esfuerzo), por llamarlo de alguna manera, ha valido la pena.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About Pau

el peatón de mí es una hormiguita

9 responses to “¿Es un pájaro? ¿Es un avión? Noo… ¡¡¡Es el ángel estrellado!!!”

  1. skjultalviske says :

    Que buenos recuerdos me traes 🙂
    Y con esto, de momento, finalizo mi recorrido por la luces lejanas de La Linterna mágica, que cada día me cautiva con su magia
    Bicos

    • Pau says :


      Siempre es bonito leer algo así. Me alegro de tu agradable regresión.

      Las luces alinternadas han ido cambiando con el tiempo, pero la esencia sigue siendo la misma.

      Bicos.

  2. Alex Bandik Lahuella* says :

    Muy interesante tu hallazgo…no entraré a contradecir las palabras del autor…sólo apuntar un par de cosas…las alas del Ángel, no parecen alas…sino gigantescas manos de un ser antropomorfo…una señala hacia “arriba”, la otra hacia “abajo”, él se mantiene perenne en el “centro”…normalmente los seres que se mueven o permanecen entre éstas dos dualidades tienen bastante que ver con los poderes fácticos… curioso que continuamente intenten señalarnos algunas de sus intenciones…no digo más…te dejo un video de otra escultura en Madrid, a ver que te parece…un abrazo bien fuerte 🙂

  3. Alex Bandik Lahuella* says :

    *Perdón, creo que no puse bien el link:

    • Pau says :


      Interesante tu punto de vista, muy buena observación. Gracias.
      Me encantan esas teorías que nos vamos creando con los pequeños detalles. Muy propio del misterio que envuelve el arte.

      Sobre la fuente de El Ángel Caído, conocía la historia. Los 666 metros elegidos para elevar el monumento, lo que representa, su autoría y demás. También que sufrió el rechazo de las partes más conservadoras de la ciudad, pero ahí está, pidiendo siempre ser inmortalizada. Yo ya tengo mis fotos de recuerdo, pero dentro de muy poco volveré a enfrentarme cara a cara con Lucifer.

      Gracias por el/los vídeo(s) 😉
      Abrazos fuertes.

  4. Alex Bandik Lahuella* says :

    Recuerda entonces, ir cargada con la fuerte y buena energía, la que te caracteriza; su faro alumbra, y hay luces que…bueno, ya sabes…como algunas miradas, que matan y ni te das cuenta. Pero siendo La linterna mágica… No tiene nada que hacer…tu luz gana con creces, seguro.

    Abrazos fornidos 😉

    • Pau says :


      Bien curtida en luces de pega y con máster en miradas fulminantes, no problem!! 😉
      La luz a tope siempre. Ya no se me olvida.

      Bicos-bicos.

  5. Xota Xota says :

    “Lo que se desea nunca supone un esfuerzo”…

    Por esas calles he vivido mis sueños y por esas calles sobrevuela un ángel, pero no estrellado, el ángel que cicatriza mis heridas, mi ángel de la guarda, mi destino y mi camino. Y desde su asteroide, busca pista de aterrizaje, para quedarse, para soñar y vivir.

    Orson y Hopper sonríen en su estanque. Yo soy feliz… Porque te he encontrado.

    sEmprE. Estoy allí. Eres mis alas.

    • Pau says :


      Tus/Mis sueños se harán realidad, muy pronto. Antes de lo que podamos imaginar el ángel con estrella posará sus alas en un tranquilo portal.
      Entonces emprenderemos nuevos deseos hasta hacerlos nuestros, toda la vida para fantasear.

      O. y H. Los quiero ya!! 😉

      Yo no puedo ser más feliz.
      (E)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: